Liopardo

Liopardo

Manual para hacer chistes sobre Carrero Blanco

Manual para hacer chistes sobre Carrero Blanco
cochevolador.jpg
cochevolador | Liopardo
Cassandra, una joven estudiante de 21 años se enfrenta a una petición de 2 años y medio de prisión por usar su cuenta de twitter para bromear por todo lo alto. Como todos saben ya, la chica se ha metido en un buen lío por publicar chistes sobre Carrero Blanco. Decía Woody Allen que la fórmula del humor es “comedia = tragedia + tiempo”, pero la Fiscalía, 44 años después del atentado al mandamás de la dictadura franquista, la ha reformulado: “comedia = lo que digan mis santos cojones y lo que no, es terrorismo”. Siguiendo esta ecuación a la que llamaremos “ecuación de mis santos cojones“, a Cassandra le piden cárcel sin ser la primera persona ni la última en hacer chistes sobre Carrero. Tampoco es la que más gracia ha tenido, también hay que decirlo. Antes que Cassandra muchos otros han hecho chistes con esta temática, algunos con mucha gracia, como Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA, que en un libro publicado hace unos años, lo hacía bastante mejor que Cassandra: “Carrero Blanco coge un taxi y pide que le lleven a Claudio Coello, ‘¿a qué altura de la calle le dejo?”. El consejero delegado de PRISA, de momento no ha sido citado a declarar debido a la E.M.S.C. De entre toda la lista de chistes de Cassandra, flojitos como decíamos, destaca el montaje en el que Carrero Blanco es un astronauta que pisa la Luna y clava sobre la superficie la bandera de la España preconstitucional.

 

Dado que la Fiscalía tiene activado el modo random de peticiones de cárcel, desde Lío Pardo usaremos los chistes de Cassandra y Cebrián, además de otros clásicos, para dar unos consejos básicos de seguridad ciudadana y que la siguiente escena no se dé en el patio de prisión: - ¿Por qué estás aquí? + Homicidio, ¿y tú? – Un chiste de Carrero. Allá vamos: El 99% de los chistes de Carrero tienen un vínculo común: la referencia a las alturas. Lo vemos en 1) el chiste de Cassandra con Carrero en la Luna, 2) en el de Cebrián con el taxista preguntando por la altura de la calle, 3) en referencias al mítico saltador de altura Sergei Bubka o 4) con guiños al anuncio de Red Bull, que da alas. Para evitar problemas judiciales recomendamos introducir la siguiente explicación en estos chistes-tipo. 1) Carrero Blanco clava la bandera franquista en la Luna y un asterisco en la parte inferior de la imagen explica la escena, incomprensible en principio, ya que Carrero no era astronauta: “Recreación de una escena en la que Carrero Blanco hubiese estudiado ingeniería aeroespacial, luego se hubiera formado como astronauta y hubiese acabado viajando con la agencia espacial española en cohete, no en un coche, hasta el satélite de la Tierra”. (Risas) 2) En el caso de Cebrián, recomendamos que la conversación entre Carrero Blanco y el taxista sea la siguiente: “Carrero Blanco coge un taxi y pide que le lleven a Claudio Coello, ‘¿a qué altura de la calle, hablando por supuesto en términos de horizontalidad, le dejo?, pregunta el taxista”. (Risas) 3) Una imagen con la cara de Carrero Blanco junto a la del mítico atleta ruso Sergei Bubka y la pregunta “¿qué tienen en común?”, también podría llevarte al patio de la cárcel, por lo que recomendamos que a la pregunta se le dé una respuesta para disipar posibles dudas: “Tienen en común que ambos son personas nacidos en el Siglo XX y en Europa”. (Risas) 4) El chiste “Carrero no necesitó beber Red Bull para tener alas”, también podría suponer un problema legal. Para evitar perder lectores, ya que en las prisiones no hay wifi, desde Lío Pardo recomendamos la siguiente fórmula para el chascarrillo: “Carrero Blanco no necesitó Red Bull para tener alas, porque era de por sí un hombre muy enérgico, no se es un líder de una dictadura sin energía. Pero de haberlo necesitado no hubiera tenido acceso, porque hace cuatro décadas no existía ni esta bebida, ni por lo tanto, la campaña promocional en la que las alas son usadas como alegoría de la energía”. (Risas) Con estas pequeñas modificaciones a los chistes de Carrero, podremos seguir usándolos sin que nadie salga dañado y España podrá seguir llevando por bandera que aquí la libertad de expresión está en un pedestal. Bien alto.

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.