Liopardo

Liopardo

"Jamas ha estado mi hija más segura", así es el día a día del niño de un torero

"Jamas ha estado mi hija más segura", así es el día a día del niño de un torero
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
"Hay muchas más cosas peligrosas que no voy a entrar en ellas que están llenas de niños. Jamás ha estado mi hija más segura". Jamás ha estado mi hija más segura que en mis brazos mientras yo toreo a un animal con cuernos. La idea que propone Fran Rivera abre un nuevo debate: ¿qué cosas hay más peligrosas que torear con un bebé en brazos? ¿A qué se refiere Fran? ¿Cómo es el día a día del bebé de un torero? En Lío Pardo hemos investigado. 08:00H Desayuno con diamantes. No es que al despertarse a los niños de los toreros les pongan la película de Audrey Hepburn, es literal. Desayunan papilla con diamantes sueltos. Conocida como rosco de reyes extreme, esta práctica consiste en poner en la papilla del bebé de un exitoso diestro piezas escondidas del material natural más duro conocido hasta el momento. Una tradición ancestral que tiene su origen en la antigua Roma, donde los gladiadores, al cobrar los sextercios tras la pelea, colocaban las monedas mezcladas en la comida de sus vástagos para asegurar así una futura generación llena de éxito en lo monetario en caso de supervivencia al desayuno. 10:00H Guardería el cocodrilo feliz. Buenos días, niños. Ahí tenéis encima de la mesita un papel y unas ceras para pintar. Vamos a dibujar un mural como el del otro día, pero hoy es el día de la naturaleza, así vamos a abrir la jaula y soltar a Juancho por el aula. Tened cuidado con los pies, levantadlos un poquito del suelo y apoyadlos sobre el reposapiés de la silla y recordad que si en el recreo lo cogéis en brazos no hay que apretarle mucho la barriga, que los caimanes neozelandeses a veces tienen un pronto muy malo, ¿de acuerdo? ¿Quién quiere un cúter de Calamardo para cortar el mural? 18:00H Aprender idiomas es fundamental y cuanto antes se empiece, mejor. Los toreros no son ajenos a esto y en previsión de que sus hijos no tengan en el futuro la misma vocación paterna por la fiesta nacional, no escatiman en formación desde temprana edad. En la academia Charlie Sheen los niños de los toreros aprenden inglés al tiempo que se divierten en esta cadena de franquicias del popular actor norteamericano y aprenden a montar en motocicleta por la ciudad, taladrar paredes o a consumir medicamentos de manera responsable. Todo en inglés, todo bajo la estrecha supervisión de los empleados de la estrella de cine norteamericana. 21:00H Bañito con canciones infantiles. La música y el agua amansan a las fieras y qué mejor que canciones tradicionales (Hola Don Pepito hola Don José, Cu cú cantaba la rana o Mambrú se fue a la guerra) escuchadas durante el baño con la radio enchufada y apoyadita en el borde de la bañera para que los críos de los toreros puedan cantar y relajarse durante el espumoso baño. 22:00H Cena y a la cama. Mañana hay excursión en la guardería, toca descenso en piragua con pirañas y hay que descansar bien. La cama de la casa del árbol ya está lista para acoger al niño del torero. Esperemos que las abejas no le molesten en su descanso. Mañana queda un largo y apasionante día.

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.