Liopardo

Liopardo

Final de la Champions ¿Con quién ir?

Final de la Champions ¿Con quién ir?
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Si no eres ni merengue ni colchonero, la final de la Champions del próximo sábado pierde gracia para ti. No es lo mismo ver el partido con la tensión que da que tu equipo se juegue un título que ser mero espectador, así que desde Lío Pardo te proponemos que te involucres. ¿Cómo? Toma partido por uno de los dos. Si para decidir qué móvil es mejor antes de comprarte uno entras a una página de comparativas, por qué no hacerlo con el fútbol. No, es que el fútbol es un sentimiento, dirá algún aguafiestas. Fuera de aquí inmediatamente, no queremos aguafiestas. El fútbol puede verse con una mirada distinta. Allá vamos. Entrenadores.

Imagen no disponible | Montaje

Como jugador, Zidane era todo elegancia. Parecía un cisne. Era bonito hasta verlo caerse cuando le daban una patada. Qué cojones, cuando le dio un puñetazo en el pecho en su último partido a un futbolista italiano, aquello fue romántico, se habían metido con su hermana. Como futbolista Cholo Simeone se parecía a una inspección de Hacienda. El tío acojonaba. Era como Mike Tyson con el añadido de tener pinchos en las botas. No se caía mucho porque era él más bien el que tiraba. Como entrenadores esto ha cambiado. Cholo Simeone viste y se comporta como un director de orquesta. Un director de orquesta embrutecido, pero un director de orquesta. Va siempre impecable y hasta le ha salido pelo. La rata que se posaba sobre su cabeza se ha convertido en todo un felpudo. Zidane ahora es andropajoso. No hay partido que no acabe con el pantalón rajado. Cuando llega a casa le preguntan si viene de entrenar o de pelearse en el descampado de un polígono industrial. Si eres más de recordar tiempos pasados, tu opción es Zidane. Si llevas tatuada en chino alguna mierda tipo “vive el día de hoy”, eres del Cholo. La Portería.

Imagen no disponible | Montaje

El portero del Atlético de Madrid, Oblak, es el típico compañero de Erasmus con el que te toca vivir cuando te vas un curso a Alemania. Es un tipo sobrio que tiene ordenado el armario por colores y su tabla de la nevera por las fechas de caducidad. Lo primero que hace cuando se levanta es hacer la cama. Durante la Erasmus nunca durmió acompañado porque tenía que estudiar. El día que llegó al piso te dijo que era eslovenio, pero al cabo de la semana se te olvidó si había dicho Eslovenia, Eslovaquia o República Checa y por no quedar como un gilipollas nunca volviste a preguntarle. Al cabo de los meses intentaste ver Eurovisión con él para desvelar el secreto, pero tenía esa noche tenía que estudiar. Nunca te mangó nada de la nevera y por su carácter tranquilo le confiarías la vida de tus hijos. Kylor Navas es como Oblak, pero antes de hacer la cama, reza. La fuerza.

Imagen no disponible | Montaje

Pepe vs Koke Resurrección. Si te gusta el cine de acción, esta es la comparativa que más debería influirte. Pepe y Koke no salen en el Street Fighter porque no les pilló la época. Si fuera cine, Pepe tendría el perfil del malo (no lo digo yo, lo dicen cincuenta años de castings de películas de acción) y Koke sería el bueno, el tío en el que nadie confiaba y que fue esforzándose día a día en un gimnasio del barrio al que acudía con su perro Rottweiler al que dejaba encadenado en la puerta. Al ser Koke el bueno, su perro no mordería a niños. El final previsible es que el bueno gane. Lo dice una ley no escrita de las pelis de acción. A no ser que quieras hacer segunda parte, en ese caso el malo puede tener opciones. En la primera entrega, hace un par de años, Koke perdió. El sábado, quién sabe. Los capitanes.

Imagen no disponible | Montaje

Gabi parece buen chico y si el Madrid gana Sergio Ramos va a sacar un capote, se va a poner un gorrito y va a hacer como que torea. Fin de la comparativa. Los goleadores.

Imagen no disponible | Montaje

Benzemá vs Griezzman. Los dos son franceses, los dos son grandes goleadores. Los dos tienen cara de buenos chicos. Uno está imputado por chantaje y extorsión y el otro no. Los buques insignia.

Imagen no disponible | Montaje

Como puede apreciarse, desde que he caído en que Sergio Ramos puede sacar el capote, mi análisis ha bajado y se ha quedado en dos tristes líneas de texto, porque creo que dicho lo del sombrero y el capote está todo el pescado vendido, pero vamos a acabar con los dos jugadores más simbólicos de uno y otro equipo. Cristiano Ronaldo vs Fernando Torres. Uno es todo humildad y el otro puede parecer un tío prepotente. Muy prepotente. Pero que muy prepotente. Mira que hacerte llamar El Niño con 32 años… Aficionados del Valencia, del Sevilla, del Betis, del Zaragoza, del Villareal, del Depor o de la Real Sociedad o del Málaga: aquí tienen los argumentos comparativos para elegir equipo con el que ir a la final. He sido, creo, lo más objetivo posible y espero que con estos datos tomen ustedes la decisión correcta. Aúpa Atleti.

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.