Liopardo » Gerardo Tecé

Liopardo

Estrés postvacacional

Estrés postvacacional

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Como cada año desde hace 20, Antonio Torre Portero llega todavía con arena en los calcetines después de tres semanas en la playa a la televisión local en la que trabaja. Nada más aterrizar de vacaciones se enfrenta a la primera reunión de contenidos. Antonio, te toca cubrir lo del estrés postvacacional. ¿Otra vez? Haberte cogido vacaciones en septiembre. Pero jefe. Ni pero ni pera, llama al psicólogo de siempre y vete a la calle de las tiendas a meter micrófono. Pero jefe. Ni pero ni pera, Antonio, ¡a correr! Antonio, con café en mano y mala hostia en la cara, llama al psicólogo con el que habla cada 1 de septiembre a las ocho de la mañana. Psicólogo: ¿Dígame? Antonio: Hola, soy Antonio, de la tele loc… PI-PI-PI-PI… Antonio le da a la rellamada. Psicólogo: Mira, que me dejéis en paz, cada año la misma mierda… Antonio: Es sólo un comentario, por favor. Sólo son dos minutos. Psicólogo: Me cago en mi puta vida. Venga, dime. Antonio: ¿Cómo podemos evitar el estrés postvacacional? Psicólogo: ¡Lo sabía! PI-PI-PI-PI… Rellamada. Psicólogo: Que no, hostia, que pongas la misma grabación que me hiciste el año pasado, o la del año anterior, o la del otro, que me has despertado, hostia, pon lo que te dé la gana, pero déjame en paz. Antonio: Me juego el trabajo. Está la cosa fatal en el periodismo, tengo que pagar la letra del coche… Psicólogo: Me cago en mi vida. Venga, graba, hostia. Y graba bien que no lo voy a decir dos veces. Antonio: Gracias, muchas gracias. Psicólogo: Para evitar el estrés postvacacional hay que tomarse con calma la vuelta al trabajo. Es beneficioso adaptarse unos días antes del final de las vacaciones al horario laboral y comer fruta. ¿Ya? Antonio: Le debo una. Psicólogo: Me cago en mi puta vida. PI-PI-PI-PI… Antonio Torre Portero sale a toda prisa junto al cámara hacia al coche para dirigirse a la zona comercial. Las tiendas empiezan a abrir. Con el micrófono en una mano y el café a medio terminar apoyado sobre la acera, Antonio pregunta a un comerciante. Antonio: ¿Cómo lleva usted la vuelta al trabajo, caballero? ¿Sufre estrés postvacacional? Comerciante: ¿Te puedes echar a un lado, cojones, que no puedo subir la chapa? ¿No me estás viendo? Antonio: Vamos a esperar a que el caballero abra su negocio. Graba cómo sube la chapa, grábalo. Caballero, estamos viviendo con usted la vuelta al trabajo, ¿cómo lo lleva? ¿Está notando el estrés postvacacional? Comerciante: Pues mira, desde hace un minuto sí que tengo estrés, sí. Antonio: Muchas gracias, caballero. ¿Lo has grabado? Bien. Sigamos. Antonio Torre Portero realiza un par de entrevistas más por la zona y vuelve a toda prisa a la redacción. Ya lo tengo, jefe, voy a la cafetería un momento, que casi no he podido desayu… Antonio, manda el material cagando leches a que lo monten, que no llegamos. Voy corriendo. ¿Mucho estrés postvacacional ahí fuera, Antonio? Bastante, como todos años. Perfecto.

Publicidad