@GERARDOTC

@GERARDOTC

Entrevista en exclusiva a Pedro Duque: "Cuando un astronauta ve un político es como cuando tú ves en el zoo a un mono"

Gerardo Tecé 'entrevista' en exclusiva a Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades.

Imagen del astronauta Pedro Duque
Imagen del astronauta Pedro Duque | Archivo

Hoy en Lío Pardo entrevistamos al hombre del día. Ha sido el fichaje estrella, nunca mejor dicho, el más mediático del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Le robamos unos minutos por teléfono a Pedro Duque, ingeniero, astronauta y nuevo ministro de Ciencia de España, que nos ha atendido con muchísima amabilidad.

Gerardo: Hola, Pedro. Lo primero, enhorabuena. Su nombramiento ha despertado muchísimo entusiasmo.

Pedro Duque: Dado que soy un ingeniero con cuerpo de atleta senegalés y cerebro de premio Nobel de física, tiene bastante lógica que así haya sido.

Gerardo: Bien, pues lo dicho, enhorabuena y vamos con la entrevista. ¿Cómo fue la llamada del nuevo presidente del Gobierno ofreciéndole la cartera de Ciencia?

Pedro Duque: Lo explico. Me llamó por teléfono. Igual que estamos hablando tú y yo ahora mismo. Un teléfono al final no es otra cosa que una antena que se conecta a la estación base, puntos de conexión locales que hay repartidos por abundantes zonas. Luego, la estación base se conecta con la central de conmutación, que se encarga de conectarte con el teléfono marcado, en este caso el teléfono contactado era el mío.

Gerardo: Ehm… Bien, pero… Ehm… Quiero decir… ¿Cómo fue la conversación entre ambos?

Pedro Duque: Lo explico. Él me dijo, “Hola, Pedro, soy Pedro Sánchez, somos tocayos, tenemos un nombre que está de puta madre los dos, jejeje”. Yo me quedé en silencio pensando en cómo la evolución humana provoca picos y valles de un modo inexplicable entre elementos de la misma especie y mientras yo pensaba esto él siguió hablando y después de un rato me dijo que era el presidente del Gobierno y que quería que fuese ministro de Ciencia de España.

Gerardo: ¿Cómo recibió usted la oferta?

Pedro Duque: Lo explico. Digamos que el oído recoge el sonido y lo envía al cerebro para que lo procese mediante…

Gerardo: Discúlpeme, Pedro, y de verdad le agradezco los detalles técnicos, pero me refería a cómo lo recibió en general, a qué pensó, cómo reaccionó. ¿Se lo pensó mucho o dijo que sí rápidamente a la propuesta?

Pedro Duque: Perdóneme, voy a bajar el nivel. Un hombre de Ciencia tiene la obligación de saber hacerlo para ejecutar de forma óptima el proceso comunicativo con el interlocutor que no lo es.

Gerardo: Ehmmm. Gracias.

Pedro Duque: Le explico. El presidente me lo ofreció y yo le dije que sí. “Sí”, le dije.

Gerardo: ¿Sin más? ¿No tuvo usted ninguna duda?

Pedro Duque: Un astronauta no duda, hijo. ¿Crees que puedes dudar cuando estás en las putas estrellas perdido de la mano de dios colocándole un tubo de escape a un cohete con el motor de reacción al ralentí mientras flotas sobre el puñetero abismo?

Gerardo: Pues supongo que no.

Pedro Duque: No supongas. Asegúralo. No. Los astronautas no dudamos.

Gerardo: Genial. Otra pregunta… Ehm…

Pedro Duque: Tú estás dudando hasta para hacer preguntas. Tú nunca podrías ser astronauta.

Gerardo: Pues no lo tenía entre mis planes, la verdad es que no.

Pedro Duque: Habla bien de ti que no lo tengas entre tus planes. Te define como una persona consecuente.

Gerardo: Gracias, Pedro. Si le parece bien, vamos a hablar de la parte política que le toca. ¿Cómo afronta usted la tarea de dirigir el ministerio de Ciencia de España?

Pedro Duque: Te explico. Cuando un astronauta ve un político es como cuando tú ves en el zoo a un mono comiendo cacahuetes con la misma mano con la que se ha limpiado el culo un momento antes. ¿En este nivel me sigues o te quedas atrás, Gerardo?

Gerardo: Le sigo, le sigo, muchas gracias.

Pedro Duque: Bien. Prosigo entonces. Cuando uno ve a ese mono y aunque evolutivamente vengamos de él, uno nunca se imagina acabar como él, con la mano oliéndole a heces mientras come, pero hay un momento en el que como primates que somos en el fondo, nos sentimos identificados y podemos decidir meternos en esa jaula a comer cacahuetes de ese modo. La jaula es el ministerio y comer cacahuetes es dirigirlo, por si no has entendido la analogía.

Gerardo: Gracias por la aclaración, Pedro. ¿Qué planes tiene para España con respecto a la Ciencia?

Pedro Duque: Mira, un astronauta tiene que ser sensato y yo voy a serlo. Creo que con mi propio nombramiento ya ha subido el nivel de Ciencia en España. Piensa que hemos tenido ministros que usaban la pulsera Power Balance. Si cuando acabe mi labor en el ministerio, la gente deja de meter una cuchara en la botella de champán abierto para que no pierda gas, si dejan de morderse la lengua cuando ven una avispa, sentiré que he cumplido mi trabajo. A poco que yo salga en la tele, el nivel en España subirá como sube un cohete. ¿Entiendes la analogía?

Gerardo: Sí, sí, la he entendido, pero le agradezco la aclaración. ¿Ha hablado ya usted con sus compañeras y compañeros de Consejo de ministros?

Pedro Duque: Alguno me ha escrito por mensajería móvil dándome la enhorabuena y preguntándome alguna cosa, pero las conversaciones entre ministros son secretas, tengo entendido.

Gerardo: Bueno, me permito corregirle en este punto: lo que son secretas son las deliberaciones dentro del Consejo de Ministros, las conversaciones a nivel humano no lo son.

Pedro Duque: Veo que controlas la jaula. Es bueno que, quienes no tienen habilidades múltiples como las tiene un astronauta, se especialicen en algo concreto en esta vida. Mi enhorabuena por ello.

Gerardo: Ehm… gracias.

Pedro Duque: Pues sí, me han escrito algunos compañeros dándome la enhorabuena y preguntándome lo típico en este nivel comunicativo astronauta-humano básico: si desde ahí arriba se ve la muralla china, si se marea uno al bajar del cohete, esas cosas. Alguno me ha hecho un chiste sobre Carrero Blanco que no he llegado a entender, porque, por muy alto que subiera ese señor tras el atentado que sufrió, le faltaba formación física, cognitiva y mental para poder ser considerado astronauta, creo que es importante aclararlo para no caer en equívocos.

Gerardo: Pues nada más, Pedro. Simplemente desearle mucha suerte en su nueva labor como ministro.

Pedro Duque: Suerte dice. JAJAJA. Madre mía. “La suerte”. Se habla mucho de ella en España. Más que de ondas gravitatorias. Así nos va. Me queda mucho trabajo por hacer, así que voy a ello. Buenos días, corto la conexión. Cuando lo haga dejará de escucharme, no se asuste.

Gerardo: Ehm… Estupendo, muchas gracias por su tiem…

(Pipipipipi)

Gerardo: Un… saludo.

@gerardotc | Madrid | 06/06/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.