Liopardo

Liopardo

Entrevista a Sergey, ultra ruso

Entrevista a Sergey, ultra ruso
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
(Léase esta intro con voz de Gloria Serra). Están sembrando el caos en la Eurocopa. Si tradicionalmente eran los hooligans ingleses quienes acostumbraban a llevarse los titulares de la violencia en el deporte, esta Eurocopa de Francia son los ultras rusos quienes, con su actitud violenta y modo de organización paramilitar, están sembrando el caos por las calles de Francia con múltiples peleas y agresiones. ¿Cómo son? ¿Qué piensan? ¿Qué les lleva a comportarse de esta manera con la excusa de un evento deportivo? Hoy, en equipo de investigación Lío Pardo, los ultras rusos. Equipo de investigación Lío Pardo (E.I.L.P.): Estamos a las puertas del Estadio Pierre-Mauroy, en la ciudad de Lille y tenemos con nosotros a Sergey, ruso de 36 años que se ha tomado la molestia de dejar de lanzar sillas contra los transeúntes para atendernos unos minutos. Muchas gracias por su amabilidad, Sergey. Sergey: No hay de qué. Una cosa es partirle botellas en la cabeza a uno que se te cruza por delante y otra es ser un maleducado. Hay mucho estigma con ese tema. Tú a mí me pides unos minutos y yo dejo lo que esté haciendo, porque antes que violento uno es persona. Además siempre os leo. Soy muy fan de norcoreano. Ese tío tiene los huevos como el caballo de espartero. EILP: Ehm… Gracias. Se lo diré de tu parte. Sergey: Eso, y que se deje ya de mierdas y lance el misil de una p…. vez. Bueno, pregunta que no tengo mucho tiempo, se me van los eslovacos. EILP: Bien. La primera pregunta es por qué, ¿por qué viajar 3.000 kilómetros para pelearse? Sergey: Me alegra que me hagas esa pregunta porque la gente piensa que somos idiotas. Pues no. Es un paquete vacacional. Incluye vuelo, alojamiento, pulserita para vodka con limón y peleas concertadas con gente de otras nacionalidades. No está mal de precio si lo pillas con tiempo y entre varios y si lo piensas es más multicultural y entretenido que irte a Punta Cana de vacaciones. Además, ¿quién c… sabe dónde está Punta Cana? EILP: República Dominicana Sergey: ¿Me estás llamando tonto? Sergey levanta de manera agresiva la silla de velador que desde el principio de la entrevista sujeta con la mano. EILP: Para nada, Sergey, sólo respondía tu pregunta. Sergey: Que sí, que vale, listillo –Sergey vuelve a bajar la silla de velador, pero no la suelta-. Pero en Punta Cana no tienes con quién pelearte. República Dominicana, República Dominicana –me imita-. Eso suena a homosexual. Yo no soy homosexual. Mira este tatuaje. ¿Qué pone? EILP: No lo sé, está en ruso. Sergey: Pone que yo no soy homosexual. ¿Tú eres homosexual? EILP: No. Sergey: A ver tu tatuaje. EILP: No, no tengo uno que diga eso. Sergey va a levantar de nuevo la silla, pero lo distraigo con una pregunta rápida. EILP: ¿Cuánto queda para que empiece el partido? Sergey: ¿Qué partido? EILP: Juega Rusia contra Eslovaquia. Ahí dentro. Esta tarde. Sergey: No jodas. Con razón estaba esto lleno de eslovacos. Lo estaba hablando antes de llegar con mi compadre Vasili. Le digo: “Vasili, ya verás como esto va a estar lleno de eslovacos, si lo pone en el folleto es por algo”, porque estaba Vasili con la mosca detrás de la oreja con la agencia de viajes, que si ya verás que no hay eslovacos a los que pegarle, que a quién le pegamos, que como no haya eslovacos yo pongo una reclamación a la vuelta en la agencia que se cagan… Pero claro, la agencia esta es seria, se notaba por el papel de los folletos, que era de este duro satinado y en color.  Y jugamos contra Eslovaquia para qué, me has dicho… EILP: La Eurocopa Sergey: Anda coño, la Eurocopa. Podía haberme traído a mi padre, con lo futbolero que es el hombre. Sergey desvía la mirada ante el paso de un grupo de eslovacos que se dirigen hacia el estadio. Sergey: Oye, ya me disculparás, pero… Dimitri mira la silla del velador que agarra con su mano derecha y luego señala con la mirada al grupo de aficionados eslovacos. Sergey: Se me van. Si te he servido de ayuda yo ya… EILP: Sí, claro, vuelve a lo tuyo. Muchas gracias por atender a Lío Pardo. Sergey: Nada. Gracias a vosotros. Reviento unas cabezas más y la verdad es que le voy a decir al Vasili y al resto lo de que hay partidito, a ver si les apetece y quedaran entradas. EILP: Venga, que vaya bien, suerte. Sergey: Muchas gracias a vosotros. Sergey, silla de velador en mano, se pierde entre una multitud de jóvenes rusos que apalean a unos eslovacos. Desde la prudente distancia que el equipo de investigación de Lío Pardo mantiene con la trifulca, puede oírse la voz de Sergey “Vasili, no te lo pierdas, que encima de eslovacos ahí dentro luego hay fútbol”.

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.