Liopardo

Liopardo

El vídeo monárquico que España merecía

El vídeo monárquico que España merecía

La Familia Real Española durante la Misa de Pascua 2019
La Familia Real Española durante la Misa de Pascua 2019 | Gtres

Su Alteza Real ha cumplido 50 años y lo ha celebrado regalándonos un vídeo familiar. Vídeo que, como ya sabíamos todo el mundo, confirma plenamente que la familia real es una familia española normal como otra cualquiera, que come sopa, viaja en coche o tiene exámenes de química a primera hora. Si el objetivo del vídeo era mostrarnos que la familia real era una familia normal, lo han conseguido, pero nos han decepcionado. Desde Lío Pardo condenamos la simpleza de un vídeo que bien podría ser (si quitamos lo del palacio, los sirvientes, los coches blindados, lo de salir tu cara en las monedas o lo de comer sobre tres platos) el vídeo íntimo de una familia cualquiera de Cuenca. Lamentamos mucho haber perdido 10 minutos de nuestra vida plebeya en un corto falto de acción, con unos diálogos planos más que mejorables y una ausencia absoluta de trama y comedia monárquica. Por eso proponemos que, para el 75 cumpleaños del Rey Flipe, se tomen en serio a sí mismos, dejen de querer ser una puñetera familia normal de Cuenca y nos den lo que merecemos por el precio que pagamos: una familia de sangre azul que mole lo que cuesta.

Interior. Día. Palacio de la Salsuela.

El Rey Flipe, visiblemente arrugado, acaba de grabar el vídeo de la Navidad del año 2.042 cuando Lionor (37) y Soophía (35), se acercan agitadas.

Lionor: Papá, ¿te acuerdas que te dije que no encontraba el Toisón de Oro que me regalaste por tus 50 palos?

Rey Flipe: No me digas más, Lionor, estaba debajo de los cojines y hemos echado a la sirvienta ecuatoriana sin motivos.

Lionor: Peor que eso, papá, mucho peor. Soophía ha descubierto que va camino de Corea del Norte. Cuéntale, Soophi.

Soophía: El primo Froimán se lo ha vendido al puto Kim Jong, papá. Me lo ha confirmado un contacto de confianza que tengo trabajando en una especie de wallapop que hay en la Deep Web.

Rey Flipe: ¿Qué es eso de la deep web, Soophía? ¿Con eso de haberte hecho hacker no estarás viendo guarradas en el ordenador?

Soophía: Papá, hostias, que tengo 35 años, joder. Y céntrate, que estamos hablando de algo muy grave: el malvado Froimán está comercializando joyas que son de todos los españoles y que han desaparecido del cuarto de Lionor, con países enemigos de España.

Rey Flipe: Suena grave, voy a llamar inmediatamente al presidente Alberto Garçón para informarle.

Lionor: ¿Pero tú eres tonto o te lo haces, papá?

Rey Flipe: ¿A qué te refieres, hija? –responde el Rey Flipe mientras descuelga el telefonillo del Palacio.

Lionor: Para empezar, cuelga eso, que no es un teléfono. Y para seguir, Alberto Garçón está compinchado con Froimán y el puto coreano. Garçón es comunista como lo son el primo y el loco de los misiles. Están esquilmando el patrimonio nacional que hay en mi cuarto.

Entra Letisia.

Letisia: La niñas tienen razón, Flipe. Esto tenemos que solucionarlo nosotros solos. España nos necesita y tu hija necesita ya un día grande. Tú tuviste tu 155 y tu padre su 23F, a ella ya le toca hacerse mayor.

Interior. Coche oficial.

Soophía: Písale, papá, o no llegamos. Mi contacto me está diciendo que el vuelo en el que viajará el Toisón de Oro de camino a Corea del Norte para ser fundido y convertirse en armamento nuclear, va a despegar del aeropuerto Madrid-Barajas-Adolfo Suárez-Felipe González-Juan Luis Cebrián-Esperanza Aguirre-Yayo Juan Carlos, en 20 minutos.

Lionor: Mierda, un control policial. Esto debe de tratarse de una estratagema del ministro de Interior Billy Toledo para que perdamos tiempo y no lleguemos a tiempo.

Soophía: Ese también está metido en el salseo, me lo confirma mi contacto.

Letisia: Soophía, hija, deja el móvil un rato, que te vas a quedar ciega de tanta pantallita.

Soophía: Mamá, hostia, esto es un momento histórico, no me vengas con mierdas.

Letisia:¡Esa lengua, señorita infanta!

Lionor: Dejaos de hostias y písale, papá. ¡Sáltate el control, o no llegamos!

Rey Flipe: Tienen metralletas, Lionor.

Lionor: Voy a ser la futura Reina que firmará los papeles oficiales que los harán ser o dejar de ser funcionarios, estos perros del Estado no se atreverán a disparar.

El coche con la familia real se salta el control llevándose por delante una moto de policía.

Rey Flipe: Esperanza Aguirre hubiera disfrutado tanto este momento…

Letisia: Era una grande.

Lionor: Agachad las cabezas, que vienen los malos.

Una ráfaga de disparos impacta contra la ventanilla trasera, pero el cristal, blindado, no se rompe. La reina Letisia saca de su bolso una pequeña pistola, baja la ventanilla y dispara repeliendo la agresión de los perros del Estado.

Rey Flipe: ¿Eso donde lo has aprendido, Letisia?

Letisia: ¿Te acuerdas de aquella cumbre Iberoamericana a la que fuimos en Colombia, cari?

Lionor: Dejaos de cháchara, que no llegamos. Sólo faltan 5 minutos para que el Toisón despegue hacia su fundición para convertirse en armamento nuclear contra occidente. Déjame en la entrada de la terminal, iré corriendo hasta el avión.

Rey Flipe: Pero Lionor, si paramos ahí podrían multarnos. Y además no tienes billete, no te dejarán pasar los controles. Y la ministra de Fomento es Barbijaputa, esa mujer no se anda con chiquilladas, si te saltas las normas no va a tener sororidad ninguna porque seas mujer, podrías acabar en el gulag que montaron en Pozuelo de Alarcón si montas un follón y te descubren…

Soophía: Negativo, papá, un contacto que trabaja en el embarque irá al baño repentinamente cuando vea a Lionor aparecer, dejando el acceso abierto. No habrá folló en la terminal y Lionor podrá acceder a la pista. Nos debe un favor. Un tema de unas recalificaciones de su abuelo.

Letisia: ¡Esto es un equipo!

Lionor sale corriendo y el espectador la pierde de vista entre las miles de personas que abarrotan el aeropuerto.

Flashforward. Unas horas después. Interior. Comedor del Palacio de la Salsuela.

Letisia: ¡Has estado increíble, Lionor! Cuenta otra vez cuando paraste el despegue y te colaste por la ventanilla del copiloto.

Lionor: Gracias mami. Pero no quiero parecer el yayo dando la vara con el 23F.

Rey Flipe: Y el Toisón te sienta divinamente, no te lo vuelvas a quitar, hija.

Lionor: Pesa mucho y me duele un poco el cuello después del forcejeo en la cabina con Froimán.

Rey Flipe: Tú no te lo quites, pase lo que pase.

Soophía: ¿Quién iba a pensar que el propio Froimán iba a ser el que entregase en mano el pedido en Corea del Norte? Mi contacto estaba casi seguro de que sería algún banderillero amigo de él con la excusa de la exhibición con vaquillas que se hará en la plaza de Pyongiang.

Rey Flipe: En fin, lo importante es que España ha vuelto a salvarse otra vez gracias a la monarquía. Brindemos por ello. Por España y por la monarquía.

Todos: ¡Por España y por la monarquía!

Lionor: Y por la inminente reina con el Toisón de Oro más bonito de occidente.

Rey Flipe: ¿Inminente reina? De eso ya hablaremos, jovencita.

Todos: Risas monárquicas.

Cortinilla The End con el fondo musical del himno de España.

*Cualquier parecido entre los protagonistas de esta historia y la realidad es pura coincidencia. Además, tengo claustrofobia, odio los espacios pequeños.

Gerardo Tecé | Madrid
| 28/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.