Liopardo

Liopardo

Disfraces políticos para Halloween

Disfraces políticos para Halloween
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Trescientos días sin Gobierno llegan a su fin y en un guiño casual del destino, la toma de posesión de Mariano Rajoy como presidente coincide con Halloween, día de terror. Y de fiesta. Tras casi un año de campañas electorales, elecciones, negociaciones, truco o trato, e intentos de resbalón en la bañera, llega el momento de volver a hacer política real y los representantes políticos podrán, al fin, descansar. Y sacudirse la tensión pintándose las caras y saliendo a mezclarse con la gente en la fiesta más terrorífica del año. Desde Lío Pardo queremos proponerles a nuestros líderes políticos algunos disfraces para el Día de los Muertos que huyan del tópico. Nada de enfermera sexy con hilo de sangre en la cara o sheriff sexy con hilo de sangre en la cara. Pedro Sánchez. Abstención sexy. Para Pedro Sánchez proponemos un disfraz muy divertido y sencillo de montar. Una gran cartulina blanca pegada al cuerpo con el texto “NO es NO, pero ahora ya no” sería el principal complemento, pero no el único. La cara, visible por un agujero abierto en la cartulina, debería estar maquillada de color blanco pálido y  un dibujo en la mejilla color rojo moratón con la silueta de una mano del tamaño de la de Susana Díaz. Tras la cartulina, Pedro Sánchez llevaría un pantalón vaquero muy ceñido para no traicionar la esencia de esta celebración milenaria. Mariano Rajoy. Juez sexy. Divertido a la par que institucional. La toga oscura le daría el toque serio a un disfraz que también tendría su punto festivo vestido por el flamante presidente del Gobierno de España. La maza de juez sería sustituida por un bote de superglú tamaño maza, que le serviría al magistrado para intentar pegar las piezas de un disco duro destrozado a martillazos. La toga iría abierta a la espalda para no traicionar la esencia de esta celebración milenaria. Albert Rivera. Nicolás Maduro sexy (con o sin coleta). Disfraz sencillo y fácil de encontrar en cualquier tienda. La careta de plástico del dirigente venezolano tiene, gracias a una nueva implementación realizada por la empresa fabricante, un ganchillo en la nuca. Esto permitiría al comprador, Albert Rivera o Felipe González en este caso, hacerle una ampliación al disfraz atando al ganchillo el extra, una coleta que creará el terror entre los amantes del centralismo y el consenso en una noche tan mágica. Se recomienda llevar la careta con unas mallas piratas muy ajustadas para no traicionar la esencia de esta celebración milenaria. Pablo Iglesias. Mercados sexy. Podremos ver al secretario general de Podemos como nunca antes lo habíamos visto: chaqueta, corbata y puro. Un disfraz caro de conseguir (no vale comprar un traje de tres al cuarto de los que venden en el Alcampo) que aterrorizará a los militantes del partido morado, que cuando levanten el puño ante la presencia de Pablo, verán como su puño es inmediatamente privatizado para una mejor gestión externa. El pantalón debería tener cuatro tallas menos para que el ceñido de infarto respete la esencia de esta celebración milenaria.

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.