Liopardo

Liopardo

¿Cómo se cocina una encuesta?

¿Cómo se cocina una encuesta?
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Hoy en Lío Pardo entrevistamos a José Manuel. José Manuel es una de esas personas que en España analiza y da forma a los datos previamente recopilados por entrevistadores, método conocido como “la cocina”. El pasado domingo no fue precisamente un buen día para nuestro entrevistado, ya que todas y cada una de las encuestas electorales, incluida la suya, fallaron en sus previsiones. Nos citamos con José Manuel en la terraza de una cafetería situada a los pies de una gran empresa de estudios de opinión pública donde trabaja. Gerardo: Buenos días, José Manuel. José Manuel: Buenos días. Gerardo: Será un momento complicado para usted a nivel profesional. José Manuel: ¿Me ves jodido? Tal vez. Pero jodido apenas en un 15%, no te creas. Y cuando me empiece a beber el vermut este y las aceitunas, la horquilla podría bajar bruscamente y situarse en un… papapapá… entre un 3% y un 8%, así que ni tan mal. Gerardo: Imaginaba que le habría dolido a usted el descalabro de las encuestas en estas pasadas elecciones. José Manuel: Te voy a contar una anécdota, una parabólica de esas, para que lo entiendas. La noche del domingo estaba viendo en casa la previa de las elecciones con mi señora. Le digo, gordi, ella se llama María de la Encarnación, pero yo la llamo gordi. Gordi, ¿qué te apuestas a que esta noche sale Albert Rivera? Claro, ella sabe a lo que yo me dedico. Son ya 25 años juntos y dos críos. Me dice, pero cómo va a salir el Rivera, si decías que en las encuestas  iba cuarto. Le digo, ¿te apuestas algo o no? Me dice, venga, va, si sale Rivera, tú eliges las vacaciones, si no, las elijo yo. Total, a las 11 de la noche va y sale Albert Rivera a hablarles a los militantes para decirles que habían perdido y toda la hostia y le digo, ea, nos vamos a la sierra en julio -José Manuel suelta una sonora carcajada mientras me golpea el hombro y me observa- ¿Lo has entendido, o no? Gerardo: Sí, claro, pero… José Manuel: Coño, que Rivera salir, salió. Parabólica: cuidado con el enunciado de la pregunta. Gerardo: Sí, entiendo que el enunciado de la pregunta puede condicionar la respuesta, pero, en este caso la pregunta era clara: “a quién va a votar usted el 26J”. No había mucha interpretación posible y las encuestas fallaron. José Manuel: Ah, bueno, eso. A ver. Te lo explico con otra parabólica. ¿Cuántas sillas hay alrededor de esta mesa? Gerardo: Cuando usted dice parabólica, quiere decir parábola, como en la Biblia, ¿no? José Manuel: Correcto, pero no me desvíes el tema. ¿Cuántas sillas hay alrededor de esta mesa? Gerardo: Cuatro. José Manuel: ¿Y cuántas están ocupadas? Gerardo: La suya y la mía. Dos. José Manuel: Bien. Te sigo con la parabólica. Dos sillas ocupadas es lo que tú dices, pero si queremos ampliar la muestra, imagina que ese tío de ahí viene y me pregunta si están ocupadas las dos sillas vacías y le digo que sí, porque siempre lo hago, soy un poco cabrón muchas veces. Si yo le digo que no hay ni una libre, ¿cuántas creerá ese tío que están ocupadas? Gerardo: Las cuatro. José Manuel: Bien. Cuatro cree él, dos crees tú. Si tengo que cocinarlo digo que la media es tres. Gerardo: ¿Así funciona la cocina? José Manuel: Así funciona. Tres sillas ocupadas. A tomar por culo. Mando el dato por correo desde la cuenta de hotmail que me abrió mi crío el grande, que es el que sabe de ordenadores en casa porque está haciendo un módulo de informática y aquí paz y después gloria. Al día siguiente, portada en todos los periódicos: según un estudio, de las cuatro sillas hay tres ocupadas. Y yo partiéndome el ojete. Gerardo: Me acabo de quedar muy sorprendido. Si cómo usted me explica el funcionamiento de la cocina es así… José Manuel: Que si es así dice... Y te he puesto un ejemplo medio serio, de un día de esos que te levantas con ganas de trabajar. Con las elecciones ha sido más de andar por casa la cosa. Nos traían los datos en bruto, ahí en una carpetaza, los metíamos en un cajón, porque total, es tontería, ya se sabía que iba a ganar el barbas y la cocina electoral era por la ventana de la oficina con prismáticos, en plan, ese tiene pinta perroflauta, métele un voto a Podemos, a la vieja esa que está cruzando apúntala al PP, no espérate que la atropellan, mira al final ha llegado a la otra acera, sí, apúntale un voto al PP, coño, mira, ese es Felipe González, que pasa muchas veces por la avenida esta, métele otro voto al PP y así hasta 10 personas, que tampoco es cuestión de estar todo el día haciendo el indio con los prismáticos. De las 10, cuántas han salido para el PP, tantas, PUM, toma escaños, cuántas del PSOE, PUM, toma escaños, de Podemos igual y de Ciudadanos lo mismo. Dale a enviar. A tomar por culo. A casa a ver el fútbol. Gerardo: (…) José Manuel: Se te ha cortado el cuerpo en un papapapá… 80%, así a ojo. ¿Te pido un agua no te vaya a dar mareo? -José Manuel llama al camarero- Vasito de agua aquí para el amigo y a mí me pones otro vermut. Tú vas a consumir una cosa, agua y yo otra cosa, vermut. De dos tipos de bebida que se han pedido en esta mesa tú has pedido un 50% y yo otro. Así que a la hora de pagar, a medias, claro. Esto es fácil, esto no tiene ciencia ninguna.

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.