Liopardo

Liopardo

Analizamos la letra del himno de Marta Sánchez

Analizamos la letra del himno de Marta Sánchez

La cantante Marta Sánchez, se emociona tras cantar 'a capella' su versión del himno de España
La cantante Marta Sánchez, se emociona tras cantar 'a capella' su versión del himno de España | EFE

Chunda, chunda, tachunda-chunda-chunda ta-ta-chún-ta-chú… diculpen. Estaba canturreando melancólico una letrilla que, al parecer, está en peligro de extinción. Si la semana pasada fue de banderas, esta semana la actualidad va de himnos. Está la cosa muy nacionalista últimamente y con cualquier cosa nos venimos arriba (España), incluido un concierto de Marta Sánchez. A muchos les ha emocionado tanto la versión Olé Olé del himno de España, que ya hay peticiones de altos cargos para que la cantante lo interprete en la final de la Copa del Rey. Otros piden directamente que se haga oficial la letra y como el entusiasmo siga creciendo, nadie descarta que Marta Sánchez acabe de ministra de españolidad cuando se invente este ministerio que tanta falta haría. Visto el impacto y la repercusión del himno de Marta Sánchez, desde Lío Pardo hemos analizado la letra para comprobar si representa a los españoles y es apto para convertirse en himno oficial en detrimento del Chunda-Chunda.

"Vuelvo a casa, a mi amada tierra,

la que vio nacer un corazón aquí.

El himno comienza con un regreso a casa, lo cual representa muy bien un país en el que la gente tiene que emigrar para buscarse la vida. Te vas, pero lo echas de menos, lógicamente. Le pasa a cualquier emigrante del planeta. Podría ser el himno de otros países en los que la gente tiene que largarse, como Rumanía, Bolivia o Marruecos, pero también España. Desde Lío Pardo proponemos que, para diferenciarnos del resto de países en nuestra misma situación, “casa” sea sustituido por “terreno urbanizable”. Después de analizarlo detenidamente, creemos que ese “aquí” al final de la estrofa, es una obra de arte. Evidentemente está metido con calzador para representar ese espíritu español de “a tomar por culo, esto se queda así”. Gran guiño. Bravísima Marta.

Hoy te canto, para decirte cuanto orgullo hay en mí,

por eso resistí.

“Hay orgullo en mí y por eso resistí” ¿Resistir qué? Cada uno puede adaptarlo a su situación. En el caso de la autora de la letra, resistía a la lejanía desde su casa de medio millón de dólares en Miami gracias a su amor por España, pero ya sabemos que la lírica es interpretable y puede valer para todos: para quien resiste limpiando platos en Londres, en la cola del INEM en Cádiz, en un ambulatorio de Toledo o haciendo habitaciones del hotel en Barcelona por 3 euros. Si en ese momento uno piensa en el orgullo que siente por el lugar en el que ha nacido, en este caso España, resiste, es lo que nos quiere decir la letra.

Crece mi amor cada vez que me voy,

pero no olvides que sin ti no se vivir.

Está bien incidir en eso de irse del país. Es una cosa muy española que no debemos perder. Lo de irnos y lo de que nos echen. La propia Marta Sánchez, preguntada por las críticas a su letra del himno, respondía a los que no lo veían del todo claro: “Si no te sientes orgulloso de ser español, pues vete a otro lado”. La cantante, astutamente, evitó el refrán popular de “Pues si no te gusta vete a tu amada Cuba”, entendemos que por el conflicto que hubiera supuesto la cercanía con Miami.

Rojo, amarillo, colores que brillan en mi corazón

y no pido perdón.

Tras el repaso genérico a la idea de “si estás lejos de casa, jode”, la letra empieza a centrarse en la simbología española. Bien hecho. Rojo y amarillo son los colores que brillan en nuestro corazón, según Marta Sánchez y no hay que pedir perdón por ello. Aquí, la cantante deja una duda en el ambiente que no es recomendable para un himno que ha de trasmitir seguridad. ¿Pedir perdón? ¿Habría motivos para hacerlo? ¿Ha pasado algo antes de los que no nos hayan avisado? ¿De qué habla Marta? La letra de un himno debería plasmar seguridad absoluta: no, no ha pasado nada, todo el mundo ve normal en España que nuestros corazones brillen en rojo y amarillo, de hecho hay estudios científicos que aseguran que a todo nacido en territorio español, en un cardiograma le sucede lo mismo. Y punto pelota. Instamos a la autora a que cambie ese “y no pido perdón” que apunta, quizá, a cosas del pasado que habría que revisar, por un “poron-pon-pon-pon-pón”, en homenaje a Manolo Escobar.

Grande España, a Dios le doy las gracias por nacer aquí,

honrarte hasta el fin.

Brillantísima estrofa cargada de mensaje. España, el país número 51 del mundo en superficie por delante de Turkmenistán y por detrás de Tailandia, es grande. Como Alá, un atasco en la M-30 o Fernando Romay. Por eso aumentar el tamaño de un país es un recurso muy recomendable a la hora de confeccionar un himno. Además, lo de “España Grande” es una tradición española desde el siglo pasado. Y las tradiciones están para respetarlas. “A Dios le doy las gracias por nacer aquí”. No vamos a comentar lo obvio. Dios existe y es el que se encarga de repartir los lugares de nacimiento. Los fetos que van a nacer por esta zona y le caen mal, van a Portugal, los buenos se encarga de que nazcan en España.

Como tu hija llevaré ese honor,

llenar cada rincón con tus rayos de sol.

Aquí tenemos un problema, Houston. ¿Como hija? ¿Hija? ¿Acabado en A? ¿Por qué no hijo? ¿Se imaginan a Santiago Abascal cerrando un mitin, cantando mano en pecho, “Como tu hija llevaré ese honor”? Yo no lo veo. Hijo nos representa a todos, hombres y mujeres. Dejemos el feminazismo a un lado, no politicemos una cosa que es de todos, Marta.

Y si algún día no puedo volver,

guárdame un sitio para descansar al fin."

Y dale con el exilio. Para acabar, Marta Sánchez nos propone irnos fuera otra vez. ¿Es el himno de España o es el himno de “Españoles por el mundo”? En fin, entendemos que la autora ha querido darle un punto trágico que le viene bien a todo himno. Estar fuera, morir fuera por no poder volver a España. Es respetable, pero podría parecer que lo canta Antonio Machado, Puigdemont o Ana Gabriel. Y como ya sabemos, no es cuestión de politizar una cosa tan bonita como un himno.

Conclusión:

El himno propuesto por Marta Sánchez es apto para ser el nuevo himno oficial de España. Tan solo necesita un par de cambios que lo hagan aún más español. Porque, como dice Dios, “Nunca se es suficientemente español”. Y a quien no le guste, que se vaya a Portugal.

 

Gerardo Tecé | Madrid | 28/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.