Una madre perrita cariñosa le prestó ayuda a un cachorro cuando la empujó en un coche de juguete.

La labrador Lizzy es una perra de terapia para niños autistas y, como parte de su rutina para animarlos, le gusta hacer trucos.

Jenny Willms estaba grabando en su casa en Victoria, Australia, a su perra de cinco años empujando un coupe verde y gris con su amigo cachorro Freddy adentro.

Mientras el cachorro de 15 semanas esperaba pacientemente adentro, Lizzy le dio un empujón a Freddy y le dio un paseo por el patio.

Jenny dijo: "Esto es solo parte de nuestro entrenamiento habitual ya que nos gusta realizar trucos".

"Se trataba más de enseñarle a Freddy a sentarse y esperar, más que a Lizzy empujando".

"Me encanta ver a mis perros poner sonrisas en los rostros de las personas", sentenció.

VER MÁS: ¡Rescatado!