Un pulpo obsesionado limpió un montón de conchas molestas lejos de su casa. Eric Desmet se zambulló en Cannes, Francia, en agosto cuando se encontró con un cefalópodo en su hogar tan tranquilo.

El pulpo tiene un montón de conchas en la puerta de su casa y se dedica a moverlas cuidadosamente colocando las que le molestan o no le gustan en otro lugar.

Eric dijo: "Lo observé por más de 10 minutos y fue muy fastidioso. Se aseguró de que todas las conchas estuvieran en el lugar correcto".

El adorable y curioso vídeo se volvió viral pero muchas personas comentaron que era una pena que la casa del pulpo fuese un cubo de plástico.

VER MÁS: ¡Peligroso!

VER MÁS: ¡Juguetón!