La cuarentena que estamos sufriendo por culpa del coronavirus no para de dejarnos imágenes sorprendentes. En este caso el protagonista es un perro que demuestra mucha empatía.

Diane Newton quiso engañar a su golden retriever para ver su reacción al verla llorar. Nada más escuchar las lagrimas de su dueña Sterling corre a consolarla sin pensarselo un segundo en uno de los vídeos más tiernos que hemos visto en mucho tiempo.

Unos segundos de magia perruna que se han vuelto virales y que demuestran porque son los animales más nobles y fieles que existen.

VER MÁS: ¡Imposible hacer yoga!