Ariane Khomjani tiene ocho enormes anacondas amarillas como mascotas en su hogar en San Diego y no teme acercarse a ellas, una de las serpientes más grandes del mundo, como lo demuestra este video grabado el 27 de julio.

En el vídeo se ve como ayuda a Annie, una anaconda de seis años, a deshacerse de su piel sobre el frío piso del baño.

El proceso extrañamente satisfactorio lleva más de cinco minutos mientras Ariane desliza lentamente la piel muerta del reptil masivo de 13 kilos.

Ariane, de 23 años, dijo: "Es perfectamente seguro ayudar a una serpiente a deshacerse de su piel cuando ya ha comenzado a arrojarse por sí sola".

Si bien la idea de estar atrapado en una habitación pequeña con una serpiente gigante sería la peor pesadilla de muchas personas, Ariane está completamente a gusto con ellas, "ningún animal es peligroso de poseer y manejar si sabes lo que estás haciendo".

"Annie es un animal criado en cautiverio con el que he establecido una conexión, no es un animal salvaje peligroso", sentencia Ariane.

VER MÁS: ¡Devora un pájaro!