Morten Bjørkmann, de 51 años, de Tromsø, en el norte de Noruega, ha visitado este lugar durante los últimos años para encontrar ballenas, pero esta vez se dio cuenta de que se habían cambiado sus rutas.

Pero Morten, que trabaja como consultor tecnológico, se quedó atónito cuando encontró más de lo que esperaba, y logró grabar a una enorme ballena que salía del agua para saludarle.

El vídeo fue tomado en un fiordo cerca de Skjervøy, Noruega. Morten explicó: "Las ballenas jorobadas buscan bancos de arenque y es por eso que no estaban en su camino habitual, usamos la web de Tráfico Marítimo para encontrarlas".

"Tienen varias formas de cazar arenques y uno de sus métodos implica un alto grado de trabajo en equipo".

"Puedes verme en el kayak amarillo con tres ballenas jorobadas rompiendo la superficie justo detrás de mí. Fue algo maravilloso", sentenció Morten.

VER MÁS: Una ballena pide que la acaricien