Cuando Winston, el golden retriever de cuatro años, se dirigió a visitar a los suegros en Winnipeg, Canadá, el pobre perro fue bombardeado por una atención inesperada.

Al entrar en una habitación llena de una camada de nueve cachorros, Winston se convirtió en el centro de atención mientras los pequeños cachorros no paraban de intentar jugar con el abrumado golden retriever.

Desde esquivar, apartar y saltar, Winston hizo todo lo posible para evitar ser atrapado por el ejército esponjoso de sobrinas y sobrinos perritos.

El vídeo públicado en su cuenta de instagram @goodboy.winston está enamorando a todo el mundo.

VER MÁS: ¡Pánico en China!