Estar lejos de su mascota puede ser difícil, pero este adorable gato y su amada dueña se han mantenido en contacto al compartir una rápida llamada de Skype.

El estudiante de doctorado Ryan Fair, de 26 años, estaba cuidando a Sansa, de tres años, en Pensilvania, mientras que su novia, la estudiante de farmacia Miranda, estaba en rotación en Buffalo.

Miranda, que había extrañado a Sansa, pidió verla cara a cara y pidió a su novio que pusiera el ordenador portátil en el suelo para que Sansa pudiera verla.

Ryan dijo: "He estado enviando sus snapchats y Sansa ha estado en el fondo de nuestras llamadas de Skype, pero no hay sustituto para un poco de tiempo uno a uno".

VER MÁS: ¡No quiere irse!