El equipo de rescate corrió a un casa en Chachoengsao, al este de Tailandia, donde un gran reptil se había abalanzado sobre dos gatitos y los había arrastrado debajo de una sábana de lona negra.

La mujer propietaria de la casa contactó a los servicios de emergencia después de ver el reptil escondido en su jardín trasero el 7 de julio.

Se cree que la bestia ya se había comido al menos a un gatito y tenía dos más en sus garras a punto para ser devorados.

Sin embargo, los manipuladores de animales llegaron y ahuyentaron al reptil que escapó corriendo por un desagüe.

Thida, dijo: "Escuché por primera vez a un gato gruñir desde la cerca y cuando salí a revisarlo vi que la lagartija comía algo debajo de la tela.

"Me puse en contacto con el equipo de rescate para atraparlo y salvar a los gatitos, pero creo que el reptil ya se había comido a otros antes de asustarlo".

VER MÁS: ¡Gigante!