Durante una sesión de filmación submarina en Oahu, Hawái, la buceadora Jess Grubb, de 29 años, se encontró con un inverosímil autoestopista de ocho patas, después de que un curioso pulpo se adhiriera a su lado.

Documentado por Shane Brown, la videógrafo de 26 años vio a un pulpo nadando cerca de Jess y, con la esperanza de filmar a la pareja nadando en tándem, intentó alentar al cefalópodo hacia ella.

Increíblemente, acercándose al lado de su compañero de buceo, el curioso pulpo se engancha con fuerza alrededor de su cadera y se aferra al viaje mientras Jess se sumerge, gira y gira bajo el impresionante mar azul de la costa norte de Hawai.

Pirueteando hacia la superficie, la impresionante escena se asemeja a la secuencia de apertura de la acertada película de Bond, "Octopussy", que sigue una disposición visual similar.

"Puedes sentir cómo te agarran todas estas pequeñas ventosas, se siente como un extraño masaje", aseguró Jess.

VER MÁS: Encuentran un pulpo multicolor