En el video se ve al pequeño oso junto a su mamá trepando por la montaña. Durante más de dos minutos lucha por llegar a la cima, sin embargo la nieve lo hace caer y deslizarse hacia abajo. Incluso una vez que su madre ya llegó arriba, el osezno sigue intentándolo con mucho esfuerzo y sin darse por vencido en ningún momento.

La grabación la compartió la usuaria de Twitter @ziyatong, miembro de la organización conservacionista WWF-Canadá.

 

"Todos deberíamos aprender una lección de este bebé oso: mira hacia arriba y no te rindas", escribió Tong en el tuit que acompañaba el vídeo. Una publicación que ha acumulado más de 150.000 retuits y 500.000 me gustas.

Desgraciadamente las imágenes que han dado la vuelta al mundo esconden a una historia muy triste que ha desvelado @drbioblogo y que puedes descubrir en nuestro vídeo.