Después de años de terapias físicas, ocupacionales y del habla para tratar de superar su parálisis cerebral, los padres de esta niña decidieron hacerle un regalo de Navidad que no olvidará nunca.

Briella Naif, de cinco años, de Michigan, fue diagnosticada con parálisis cerebral dipléjica espástica con solo 21 meses de edad, lo que afecta su equilibrio, movimiento y coordinación de piernas.

La terapia física continúa ayudando a Briella a ganar fuerza en sus piernas, lo que le permite empezar a dar sus primeros pasos de forma independiente. Su terapia del habla la ayuda a producir palabras, pero usa el lenguaje de señas americano para comunicarse.

Briella le había estado pidiendo a su madre Caroline un perro durante unos meses, y después de ver a su hija jugar con un perro de juguete en terapia, Caroline sabía que la mejor motivación para seguir adelante sería conseguir un perro de verdad.

Recientemente la familia recogió a su pomsky de ocho semanas, Mieka, y Briella se sintió abrumada cuando conoció a su nueva compañera.

Durante el camino a casa, Briella reia felizmente con su nuevo cachorro en su regazo. Caroline dijo: "Todo el camino a casa, Briella estaba sonriendo, riendo y riendo a cada movimiento que hacía Mieka".

VER MÁS: No lo reconocía después de llevarlo al peluquero