El abandono de animales siempre suele llevar acarreadas importantes consecuencias para ellos.

Desde el deterioro de su salud psicológica, su bienestar físico a su estado de ánimo son los elementos que más se ponen en riesgo. Se pasan momentos duros y de malestar sin saber lo que va a suceder.

Sin embargo, cuando finalmente encuentran un hogar todo se vuelve de otro color y sus vidas mejoran irremediablemente.

Ahora se ha vuelto viral la historia de Ginger, una pequeña perra labrador quien llegó al refugio de animales Dogwoog, en Missouri (EE.UU) tras ser abandonada.

Le costó entonces adaptarse debido a su carácter y temperamento debido a que fue duramente maltratada cuando fue era tan solo un cachorro.

Después de permanecer cerca de siete años confinada, el refugio ha anunciado que finalmente ha sido adoptada y va a convivir con una familia que le dará el cariño que necesita.

Pincha en el vídeo para verlo.

VER MÁS: ¡Salvado!