Fiona Presly es una bibliotecaria de Inverness en Escocía y hace poco conto en Facebook una historia que está fascinando a medio mundo.

Presly se encontraba cuidando su jardín en Iverness, Escocia cuando vio algo que llamó su atención.

Una abeja reina sin alas estaba tirada en el suelo y ella decidió salvarla y cuidarla. Creo un mini-jardín para la abeja y pronto se formó un vínculo entre ambas.

Cada vez que Fiona pasaba por el jardín la abeja salía a saludarla y se posaba en sus manos. Aunque las abejas sólo viven unas 18 semanas, gracias a los cuidados de Fiona, la pequeña Bee aguantó unas cuantas más.