El instinto maternal, aunque no científicamente comprobado, es uno de los valores que hacen que toda madre mantenga una vinculación y protección constante con su cría.

Esto hace que en un momento determinado de peligro pueda sacar una fuerza sobredimensionada y sea capaz de hacer cualquier cosa.

Algo similar le ha sucedido a una gata en Estambul, Turquía mientras se encontraba por las calles de la reconocida ciudad.

De repente se empezó a encontrar mal y la reacción de instinto maternal le hizo llevar a su cría a un hospital cercano.

La felina transportó a su hijo por el cuello hasta la sala de urgencias donde los médicos pudieron atenderla. Una vez allí, los servicios de emergencia dieron leche y comida a la madre gata mientras esperaba.

Sin embargo, ante la falta de especialización del hospital tuvo que derivarse la atención a una veterinaria donde ya sí le hicieron un análisis más preciso.

Pincha en el vídeo para ver su hazaña.

VER MÁS: La historia más increible