Este gato cariñoso simplemente se niega a dejar que su dueña haga su trabajo mientras trabaja desde casa. La administradora de la base de datos, Heather Campbell, de 30 años, no para de ser interrumpida por Milo de seis años que le recuerda que tome un merecido descanso mientras se recuesta frente a su computadora.

Después de algunas risas tardo diez minutos enteros antes de que finalmente se moviera. Heather comenzó a trabajar desde su casa a principios de marzo después de que la pandemia de coronavirus la obligará a ponerse en cuarentena.

VER MÁS: ¡Gigantesco!