Andrés, un niño mexicano de 12 años, tomó la que puede haber sido una de las decisiones más duras de su vida a su edad, pero todo por el bien de su perrito que estaba sufriendo por culpa de su padre que lo maltrataba.

El niño dejó a su cachorro René, un Pitbull de color gris, a las puertas de un centro de acogida de animales en el estado de Michoacan en México el 13 de febrero con una conmovedora nota.

En el refugio cuidaron de él, lo llevaron al veterinario para que mirará su colita fracturada, le desparasitaron y parece que la historia ha terminado con el final feliz que Andrés habría querido.

Pincha en el vídeo para leer la nota que escribió Andrés y ver como se ha recuperado René.

VER MÁS: ¡Todo un héroe!