Los animales domésticos pueden llegar a resultar un auténtico salvavidas en muchas ocasiones.

Marshal, un niño con autismo de tres años que hace unos días se perdió en cerca de su casa en Ponce León, Florida.

Su desaparición fue un auténtico jarro de agua fría que puso a toda su familia inmediatamente en alerta máxima.

Casualmente, Marshal se encontraba con los perros de la familia, Nala y Buckwheat, que le acompañaban.

"Estábamos en pánico. En ese momento nos vinieron a la cabeza todo tipo de escenarios", dijo la tía de Marshal Kayla Stewart a WJHG / WECP.

Rápidamente organizaron dos grupos de búsqueda, uno conformado por vecinos y otro encabezado por la Policía del Departamento del Sheriff.

Por suerte y tras unas horas fatídicas, Marshal y sus dos perros fueron avistados por Carol Shelton, una vecina que vio al niño una milla de distancia de su casa.

Estaba completamente lleno de barro, pero no presentaba ningún síntoma ni herida grave. Por suerte, los dos perros habían ejercido de auténticos guardaespaldas de un niño que apenas puede articular palabra.

Pincha en el vídeo para saber más.

VER MÁS: El perro más grande del mundo