Las pérdidas de animales domésticos pueden llegar a generar un gran dolor especialmente cuando se suceden circunstancias inexplicables.

Es el caso de lo que sucedió al dueño de Ludwig, un pequeño y adorable gato que ha sido encontrado tras tres años de desaparecido.

Fue hallado solo y en mal estado debajo de las ventanas de un bloque de viviendas en Vorumaa, Letonia.

Allí lo estuvo cuidando durante cerca de tres años una anciana que no logró identificar si tenía dueño.

Sin embargo, cuando la señora enfermó, pidió ayuda a las autoridades, que se pusieron en contacto con un centro de refugio de animales donde sí lograron encontrar un microchip identificatorio.

Cuando ya lo daba por completamente desaparecido o incluso algo peor, su dueño recibió la llamada de la esperanza y pudo reencontrarse con él después de tres años de sufrimiento.

Ahora ambos viven felices y pueden volver a disfrutar el uno del otro como antaño del tiempo perdido.

Pincha en el vídeo para verle.

VER MÁS: ¡Rescatado!