Una comisaría de Bartlett, Illinois, en Estados Unidos se ha llevado una inesperada sorpresa hace unos días.

Todo comenzó cuando un vecino de la localidad acudió asustado denunciando el abandono de un pequeño cachorro que vagaba por las calles sin rumbo.

Una vez avisados, el departamento contactó con un veterinario para que le hicieran unas pruebas rutinarias y así comprobar que se encontraba en buen estado de salud.

Fue revisando el cuerpo del animal, cuando el sanitario se dio cuenta que no se trataba de un cachorro de perro.

El animal ya se encuentra sano y salvo y ha sido trasladado al centro de acogida Willowbrook Wildlife a la espera que sea adoptado por alguna familia.

Pincha en el vídeo para saber la identidad del animal.

VER MÁS: ¡Totalmente inesperado!