Tremendo susto el que se llevó una familia australiana de la localidad de Mudjimba al comprobar que su gato no estaba merodeando por la casa.

Fue entonces cuando el esposo de Amanda Meredith, dueña de su gato Óscar metió las sábanas en la lavadora sin caer en la cuenta de que estaba dentro.

Fue entonces cuando Amanda oyó unos extraños maullidos y se acercó al electrodoméstico para comprobar qué ocurría.

Comprobó que se trataba de Óscar y no pudo soportar su impotencia. "El pobre gatito tenía las patas sobre el cristal mientras daba vueltas y me miraba", dijo en una entrevista.

Finalmente, tras dos minutos que se hicieron eternos, abrió la compuerta y Oscar salió con vida de la lavadora.

Rápidamente lo llevaron al veterinario quien determinó quien le recetó antiinflamatorios para y lo dejó en observación durante 24 horas, advirtiendo que las primeras seis serían cruciales.

Tras un sueño de varios horas, Oscar despertó y pudo volver a recuperarse poco a poco. Tras el susto, ahora se encuentra con su familia feliz y volviendo a corretear de nuevo.

Pincha en el vídeo para saber más.

VER MÁS: ¡Compartir es vivir!