La horrorizada dueña de un perro ha contado como encontró el cuerpo de su adorado husky envuelto en una bola de cinta aislante después de haberse quedado tres dias en una guardería canina.

Kirsten Kinch, de Dublín, se sorprendió al regresar de unas vacaciones familiares en Islandia cuando le dijeron que su perra Nova había fallecido. Pero luego su pena se convirtió en horror después de que le entregaran los restos de su mascota envueltos en una bola en una bolsa de plástico, y luego los sellaron con cinta adhesiva.

"El 31 de diciembre fui directa del aeropuerto a P&E a recoger a Nova. Llamé cuatro veces. Una vez allí nos dijeron que Nova había muerto, la habían encontrado esa mañana ensangrentada en su jaula. Nos quedamos impactados y devastados. Pregunté si le habían dado la medicación y me dijeron que sí", cuenta Kinch en su carta.

El animal padecía colitis, pero estaba respondiendo muy bien al tratamiento y el veterinario la revisó antes de dejarla en la guardería

La joven les explicó a los trabajadores de P&E Boarding Kennels cómo tenían que darle la medicación y les dijo que Nova no corría ningún peligro.

A los tres días volvió a recogerla y los responsables del centro le dijeron que la perrita había fallecido por una hemorragia. La encontraron muerta llena de sangre. La empaquetaron y así es como se la devolvieron.

VER MÁS: La recuperación milagrosa de este perro

VER MÁS: Así es dormir con un pug