Esta conmovedora historia que se hizo viral en Argentina es una de las más emotivas y sorprendentes que hemos contado nunca en esta web. Un perro callejero llamado 'Toto' esperó durante un mes por el regreso de su amigo, Facundo Brusco, en las vías del tren, sitio donde el joven de 27 años se suicidó tras padecer una larga depresión.

Facundo Brusco era un chico de 27 años que vivía en la ciudad de Esteban Echevarría, en el sur del Gran Buenos Aires. Trabajaba en una tienda de mascotas y, desde que vio a este perrito callejero decidió alimentarlo todos los días. Pasaban juntos las jornadas de trabajo y el perro decidió que Facundo sería su nuevo amo.

Durante la semana el perro acompañaba a Facundo al trabajo y se quedaba allí con el todo el día. Al terminar el día regresaba con él a la estación donde se quedaba a dormir. "Facu me dijo que iba todos los días un perrito pero que no parecía que viviera en la calle porque tenía collar. Igual le daba de comer y beber", contó Karina, la madre de Facundo.

Desgraciadamente el joven de 27 años luchaba contra una fuerte depresión desde el 2012, y estaba bajo tratamiento psiquiátrico y psicológico. Finalmente Facundo tomo la trágica decisión de quitarse la vida el pasado 14 de agosto en el paso a nivel de la estación El Jagüel.

Desde entonces los vecinos veían al perro caminar perdido por la estación hasta que se instalo junto a las vías donde Facundo se quitó la vida. Le improvisaron una caseta con cajas y una bolsa para que se resguardara de la lluvia y lo alimentaban todos los días.

El perro estuvo un mes esperando junto a las vías del tren hasta que el grupo de rescate de animales Patitas Glew se enteró de su historia. Lo bautizaron como Toto, lo llevaron a un hogar de acogida y publicaron sus fotos en redes sociales para que alguien se quedará con él para siempre.

"Llegué a la publicación de Toto hace 15 días gracias a mi cuñada. Cuando leí toda la historia me di cuenta de que ese perro era el mismo del cual Facu me había hablado", dice emocionada Karina.

"Cuando leí que al perro lo habían bautizado Toto nos largamos a llorar junto a mi hija. Facundo no se podía ir así sin más, yo le pedí una señal para saber que estaba en paz y al otro día me entero de esto, no sabía como reaccionar, solo quería tener a ese perro conmigo", explica la madre de Facu a Clarín..

En cuanto la gente de Patitas Glew vieron el comentario de Karina a su publicación en Instagram se pusieron en contacto con ella e iniciaron los tramites de adopción. Ahora Toto y Karina viven juntos y le ha devuelto algo de alegría a la familia tras la perdida de Facundo.

VER MÁS: ¡Parece humano!

VER MÁS: ¡Más vídeos adorables!