Los perros son los animales domésticos que más pueden asemejarse al comportamiento humano.

Son divertidos, traviesos, les gusta jugar e incluso hacer bromas, desde luego no de la misma manera e intención que las personas.

En este sentido, las bromas pueden llegar a ser pesadas. Ahora se ha vuelto viral el caso de un perro que apareció ensangrentado en su casa, estirado en el suelo como si estuviera muerto.

Se trata de Candy, un perro de raza corgi que fingió por un momento su fallecimiento. Cuando sus dueños lo vieron así, rápidamente se alarmaron y corrieron para ver qué había sucedido.

Al ver al pequeño can, comprobaron que había estado jugando y tenia por encima esparcido una sustancia roja que resultaron ser restos de frutas esparcidas.

Finalmente, todo quedó en un desagradable susto que sus dueños han compartido en Facebook.

Pincha en el vídeo para ver las fotos del perro.

VER MÁS: ¡No se quería ir!