Una madre decidió colocar una cámara de vigilancia para controlar que nada malo le ocurriera al pequeño. Sin embargo, tras colocar la cámara vio que el niño pasó una noche sin llorar y decidió repasar la grabación para ver qué había pasado, encontrándose con una sorpresa de lo más adorable.

Esta sorpresa está protagonizada por el bebé y su perro, demostrando que la mejor niñera que podía tener la familia era el animal. En el vídeo se puede ver que el niño comienza a llorar, dando los primeros sollozos y que, rápidamente, el perro se estira para después asomarse y llenarle la cara al pequeño de besos, intentando calmarle.

 

El vídeo se ha vuelto viral y ha sido compartido por múltiples cuentas, llegando así a miles de usuarios de Twitter para mostrar el momento tan adorable que el perro y el bebé han compartido.

VER MÁS: Los momentos más adorables de hasta ocho perros