Una leona marina de ocho meses fue encontrada el pasado 4 de febrero en un restaurante de San Diego, California. Se encontraba hambrienta, deshidtrada y por debajo de su peso recomendado. Los empleados que llegaron por la mañana se encontraron con el animal tumbado en unos asientos. Bernard Guillas, chef del restaurante The Marine Romm, aseguro que "Era casi como si quisiera comer"

Un equipo del parque temático SeaWorld de San Diego acudió al restaurante para rescatarlo y meterlo en una red para poder llevárselo. El personal de SeaWorld es "modestamente optimista" sobre la salud del pequeño león marino según el portavoz del centro, David Koontz, que explicó que una vez esté curado lo devolverán a su hábitat natural.