Javier Mercado, de 16 años , estaba en su casa en Des Moines cuando escuchó que su perro empezó a ladrar muy fuerte. Reconoció que sus ladridos indicaban peligro, pero antes de poder hacer algo escuchó que alguien gritó "¡el perro me mordió!". Javier llamó al 911 y se escondió en su armario. Rex subió a la habitación de Javier cubierto en sangre y los asaltantes le siguieron. Allí Rex se enfrentó a ellos para que no atacaran a su dueño ni descubrieran donde se escondía y le dispararon cuatro veces antes de irse. Cuando llegó la policía ya se habían ido los asaltantes. Pudieron llevarse a Rex al veterinario a tiempo de salvarle y actualmente se encuentra recuperándose. VER MÁS: Esta perrita presintió que algo estaba mal con un anciano en un aeropuerto y se acercó a consolarlo

Liopardo | Liopardo