En la mayoría de los animales una enfermedad puede suponer el sacrificio de ese ser con la intención ultima de evitar su sufrimiento. Sin embargo, hay ejemplos de casos en los que un buen tratamiento y cura han permitido vivir al animal más de lo que en un principio se esperaba.

Este es el caso de Lucy, un gato que se ha vuelto viral en Instagram. Se trata de un felino especial con un problema de hidrocefalia grave, que le hace tener una apariencia de murciélago.

Lucy no ha tenido una vida fácil desde que vino al mundo ya que ha estado recorriendo clínica tras clínica desde que nació. Su dueña, Zilla Bergamini, que vive en Haifa, Israel, la adoptó al nacer, momento en que le comunicaron que tenía problemas de afección neurológica y acumulaba líquido en su cerebro.

A los pocas semanas de adoptarla, Zilla se alarmó al comprobar que no había ido de vientre. Tras consultar con su veterinario y decirle que era un problema menor decidió pedir una segunda opinión que confirmó un problema al defecar.

Después de unas semanas sus problemas digestivos se solucionaron. Sin embargo, tuvieron que acudir de nuevo al veterinario, esta vez por problemas en los ojos ya que, al tener hidrocefalia, su cerebro creció de forma diferente y eso afectó a las corneas de sus ojos.

Pese a tener este segundo susto, el veterinario logro tratarla y curarla definitivamente. Ahora Lucy ya se encuentra en casa con Zilla, quien asegura que se siente mejor que nunca jugando y revoloteando por ahí.

VER MÁS: ¡Locura!