La convivencia en el mundo natural entre diferentes especies en ocasiones resulta complicada por la propia dinámica de la naturaleza.

Sin embargo, entre los animales domésticos y de granja suele haber más respeto, incluso pueden llegar a quererse.

Precisamente eso es lo que ha sucedido en la casa de Cheryl Stephen, una granjera de Ohio, Estados Unidos, a quien le encantan los animales y ha visto como han desarrollado un cariño especial entre ellos.

De forma notable, la relación que tiene su pastor alemán Sarge, con los ciervos que Cheryl adopta y a los que les brinda un hogar. Sarge ejerce como padre de todos los animales de la casa.

Entre ellos se encuentran más razas de perro, un caballo, un pony, una oveja negra, una cabra bebé, una gallina y una vaca que compró hace poco para evitar que fuera sacrificada.

"He estado trayendo animales a casa desde que era una niña y nunca he parado. Tengo dos hijos y ellos también son amantes de los animales ”, explicó en una entrevista a Bored Panda.

"No somos un refugio oficial y no aceptamos donaciones", quiso aclarar Stephen, "simplemente amamos a los animales".

VER MÁS: Corren por las calles desiertas