Lo que parece un clip casero de un dueño que está a punto de acariciar a su perro tumbado tranquilamente en el sofá esconde un sorprendente efecto óptico que hace ver un perro donde realmente no lo hay.

 

No hay ningún perro sólo un cojín que diseñado para que cuando lo ves de perfil parezca la mascota de la familia.

VER MÁS: Un perro monta en patinete

VER MÁS: Un gato sale volando por los aires