El protagonista de esta historia se llama Baloo y es un gato que vive con su dueña Jacqueline Lake en Nueva Escocia. Recientemente Jacqueline perdió a Baloo y estuvieron días buscándolo “golpeamos puerta a puerta, buscamos en el bosque, buscamos debajo de las cubiertas, en los garajes, debajo de los escalones ... Se había ido".

Lo que sucedió es que Baloo se metió accidentalmente dentro de un paquete de la empresa Purolator que tenía que ser enviado a Montreal que se encuentra a más de 1.0000 kilómetros de Nueva Escocia.

El conductor de uno de los camiones de la empresa descubrió al gato cuando detectó orina en una de las cajas. Baloo había viajado más de 17 horas por las carreteras de Canadá hasta llegar a Montreal.

Por suerte esta aventura de 1.126 kilómetros ha tenido un final feliz y Baloo se encuentra ya de vuelta a casa con su familia.

VER MÁS: Un león ataca un coche