Cuando organizaron un desfile de moda en Estambul, Turquía, nunca se imaginaron que miles de personas en el mundo observarían luego la grabación del evento gracias a un inesperado modelo: un gato callejero.

El felino, uno de varios gatos que merodean por el jardín de la escuela de moda Vakko Esmod, se coló en la pasarela cuando las modelos desfilaban en el Esmond International Fashion Show.

Primero empezó a desfilar como si fuera uno más del show y luego intentó atacar a las modelos que pasaban delante de él.