Rara vez se ven enfrentamientos como los de este vídeo, en el que el individuo menos esperado gana la batalla. Max, un gato de ciudad, fue atacado por tres grandes coyotes en la parte de atrás de su casa. Aun así, con fiereza y voluntad, el pequeño gato consiguió espantar a sus atacantes.

Cada vez es más frecuente ver animales salvajes en los centros de una ciudad. Esto se debe principalmente a la pérdida de su hábitat y a la búsqueda de alimentos para poder sobrevivir. Pese a los intentos de muchos estados y pueblos por evitar esta movilización de los animales, cada vez es más común ver vídeos de avistamientos de animales que no deberían encontrarse en las proximidades de la civilización.

Esto mismo es lo que ocurrió en Highland Park, Los Ángeles, cuando un trío de coyotes se internó en la ciudad en busca de alimento. Para su desgracia, la presa que escogieron para cenar no era hueso de roer. Max, el gato doméstico de una familia estadounidense, se defendió vivazmente de sus tres depredadores hasta espantarles.

Las autoridades recomiendan andarse con ojo por las noches, especialmente en zonas donde los coyotes, osos y otros animales salvajes asoman sus cabezas una vez se esconde la luz del Sol. Aunque rara vez estos animales atacan a las personas, ya que suelen optar por buscar comida en cubos de basura o alimentarse de los roedores y pequeños animales de la ciudad.

De todos modos nunca está de más estar con un ojo abierto ya que, como se puede ver en el vídeo, en ocasiones atacan en grupo. A pesar de ello, Max ha demostrado ser un gato de lo más valiente, abalanzándose sobre sus oponentes y poniendo de relieve cómo no se deja intimidar ni por uno, ni por tres agresores.

Y es seguramente esta actitud la que hizo que más salvase su vida. Y por la que sus dueños pueden estar a día de hoy de lo más orgullosos.

 

VER MÁS: Un gato tira a una tortuga a un estanque