Los gatos caben en los lugares más inverosímiles que te puedas imaginar. Tenemos varios pruebas fotográficas de que esto es cierto y de que sucede porqué en realidad los gatos son seres líquidos.