Un perro de una pequeña localidad tailandesa se ha vuelto viral en las redes sociales. Se trata de Kevin, uno de los hijos de la perrita de Somjai Phummaman.

Todo parecía ir correctamente durante el parto pero algo hizo llamar la atención de Somjai cuando vio la cara atípica de uno de sus hijos. Al pobre cachorro le faltaba un ojo y tenía otras partes faciales ligeramente distintas de sus hermanos.

Inmediatamente después lo llevó al veterinario quien le diagnosticó ciclopía, una extraña enfermedad genética que provoca la malformación de partes del rostro como labios, nariz y ojos.

"El feto no desarrolla dos espacios orbitales separados (las cavidades en la que se asientan los globos oculares). Es una forma de lo que se conoce médicamente como holoprosencefalia", ha explicado el médico.

Según ha contado Somjai le nombraron Kevin en referencia al personaje de la película de animación Minions, unos pequeños y simpáticos seres algunos de ellos con un solo ojo.

Su aspecto ha generado tanta sensación que los vecinos de Somjai lo utilizan como amuleto de la suerte cuando juegan a la lotería. "Todo el mundo se sorprende con él y dice que es una señal de suerte", ha dicho.

© Newsflare

VER MÁS: ¡Tenebroso!