Esta es la conclusión a la que ha llegado un nuevo estudio liderado por la científica Atsuko Saito, de la Universidad Sofía de Tokio, y que fue publicado el pasado 4 de marzo en la revista científica Scientific Reports.

Tras observar el comportamiento de un total de 78 gatos domésticos que viven con sus dueños o en cafés gatunos en Japón, Saito y sus compañeros llegaron a la conclusión de que los felinos conocen sus nombres y los reconocen incluso cuando los llama un desconocido.

Atsuko Saito, una bióloga cognitiva de la Universidad de Tokio y colegas, visitÓ 11 hogares con gatos (Felis catus) y les preguntaron a los dueños leer una lista de 4 nombres a su animal. Las palabras tenían la misma longitud y ritmo que el nombre del minino.

La mayoría mostró señales sutiles de que ponían atención, moviendo orejas y cabeza, pero hacia la cuarta palabra habían dejado de escuchar y su respuesta física fue menos notoria. Cuando sus dueños dijeron una quinta palabra, el nombre del gato, los investigadores prestaron más atención a la respuesta del felino.

De los 11, 9 mostraron una mayor respuesta, aunque también algo sutil. Esto solo no muestra que sí reconocen cómo los llaman, pues podría tratarse de un vocablo que escuchan con mayor frecuencia.

Para verificar, los investigadores repitieron el experimento en hogares que tenían 5 o más gatos. Esta vez, las primeras 4 palabras eran los nombres de los otros gatos y la quinta el nombre del gato al que se dirigían.

De los 24, solo 6 se desentendieron pronto de los nombres, pero sí mostraron mayor atención cuando se pronunció su nombre.

En otro experimento en un cat-café, donde los clientes miran y juegan con los animales, 3 de 9 mostraron mayor respuesta a su nombre.

VER MÁS: Este gato vuelve a la vida y es precioso