Cuando se encontraron a Mama Pickles deambulando sola por la calle a principios de septiembre, quedó claro de inmediato que necesitaba ayuda.

La pitbull de dos años estaba muy embarazada, y los oficiales de control de animales rápidamente la sacaron de las calles e intentaron averiguar de dónde había venido.

Pudieron ponerse en contacto con sus dueños, quienes decidieron que ya no la querían y optaron por dejarla en el refugio, ha informado TheDodo.

La pobre Mama Pickles estaba tan embarazada y necesitaba una ayuda más especializada que la que podía proporcionar el refugio. Afortunadamente, [[LINK:EXTERNO|||https://www.pitsandgigglesrescue.org/|||Pits & Giggles Rescue]], que se especializa en el cuidado de mamás perro embarazadas y lactantes y sus cachorros, se hizo cargo de ella.

"¡Mama Pickles es todo meneo de cola, besos suaves y debe estar bajo tus pies o en tu espacio en todo momento! Definitivamente es muy pegajosa y ciertamente tiene un poco de travesura en sus ojos", explico Lauren Casteen Sykes, voluntaria en Pits & Giggles Rescue.

Sykes es la dueña de Enchanted Hills Photography y ofrece su tiempo libre para sacar fotos de los perros y cachorros en Pits & Giggles Rescue para ayudarlos a ser adoptados.

Tan pronto como Mama Pickles llegó todos supieron de inmediato que era la candidata perfecta para una sesión de fotos de maternidad, y los resultados fueron mejores de lo que nadie podría haber imaginado.

"¡A ella le encanta el cariño y las golosinas y estaba feliz de participar! ¡La parte más difícil fue lograr que se quedara quieta porque ama tanto a la gente!", aseguro Sykes.

Cuando nacieron los ocho cachorros de Mama Pickles unos pocos días después Sykes regresó para hacer más fotos de los adorables pequeñines para ayudar a que sean adoptados.

Aunque todavía pasarán unos meses antes de que Mama Pickles y sus bebés estén listos para ser adoptados y encontrar sus hogares para siempre.

VER MÁS: ¡La sorpresa más tierna!

VER MÁS: ¡Cambio radical!

VER MÁS: ¡Cruza el Atlántico!