Liopardo » Gatitos

ENTERNECEDOR

Esta perrita perdió su hocico y su patita al fin encuentra un hogar y enseña que la belleza está en el interior

Los veterinarios jamás pensaron que fuera a sobrevivir después de su grave accidente.

Publicidad

Se llama Bonnie y fue encontrada en Rumanía cuando apenas era una recién nacida. La perrita nació en una fábrica, frecuentada por perros callejeros. Una señora que solía pasar por aquél lugar decidió hacerles una foto a su madre, sus hermanos y a ella, con el fin de encontrar a alguien quien quisiera darle un hogar. Poco tiempo después, unos trabajadores escucharon sus gritos cuando pasaba un tren de carbón, más pequeño que los trenes habituales. Sin embargo, no fue hasta tres días después cuando la misma señora que los visitaba se la encontró, muy grave, junto a la vía del tren.

Sus heridas no tenían muy buena pinta; le faltaba la patita delantera, la cola y la nariz, dejando al descubierto toda su boca, que se encontraba deforme.

La amable señora, con ayuda de su hija Claudia, puso a sus hermanitos y a su madre en un lugar seguro y llevó a Bonnie al veterinario inmediatamente. Los veterinarios, que no descartaron que las heridas fueran causadas por un ser humano sin ningún escrúpulo, no apostaban por que saliera adelante y estuvieron a punto de sacrificarla, ya que necesitaba de muchas operaciones para poder salvarle la vida. "La perrita olía a muerte", contó Claudia a Bored Panda, "tuvimos que abrir las ventanas de camino al veterinario". Sin embargo, la perrita sobrevivió.

Las dos mujeres se habían enamorado de Bonnie, pero no podían adoptarla, desgraciadamente. Así que se pusieron en contacto con una protectora de Reino Unido, la Beacon Animal Rescue, donde fue trasladada. "Bonnie llegó a Inglaterra con su hermana Effie", relató Rebecca, la dueña del santuario. "La mudamos a una escuela infantil privada, y el resto de su familia fue adoptada en Alemania". La razón por la que se llevaron a Bonnie a una escuela fue porque las probabilidades de que alguien quisiera adoptarla eran ínfimas. "La gente pensaría que necesitaría un tratamiento médico y un especialista que los retrasaría".

Los niños estaban encantados con Bonnie. Para ellos, fue una gran herramienta educativa, y les enseñaba que no hay que juzgar a un libro por su portada. De hecho, como Rebecca recaudó dinero para una prótesis de pierna que nunca pudo utilizar, plantearon la posibilidad de cambiarle la nariz a Bonnie. sin embargo, "decidimos no hacerlo, porque es puramente cosmética, la queremos como es. Si a alguien no le gusta cómo se ve, ¿a quién le importa? Simplemente muestra lo idiotas y superficiales que son".

La perrita se adaptó a sus nuevos cambios físicos. Como hubo que amputarle el muñón de su pierna, se volvió más ágil y sentía menos dolor; tampoco tiene molestias en la boca, pero, aunque come un poquito más lenta que el resto de perros, puede hacer una vida normal.

Esta historia no puede tener un mejor final pues, durante su estancia con el refugio, conoció a una mujer que le cambiaría la vida. Su nombre era Kate, y se enamoró de ella de inmediato. No le importó en absoluto su apariencia y, la cachorrita que estuvo a punto de morir sacrificada, y que nadie esperaba que fuera adoptada, encontró un hogar definitivo que le dará todo el amor que necesita.

Según afirma Kate, mucha gente suele decir cosas horribles de Bonnie, como "tu perro es feo", o "aleja a tu perro del mío". Pero, por fortuna, "también recibe mucho amor. La gente es curiosa y quiere saber qué pasó. La reconocen gracias a las redes sociales y la gente se ha tomado selfies con ella, le ha enviado regalos y le ha escrito hermosos mensajes".

Kate afirma que ambas tienen un vínculo especial, y se han entendido perfectamente desde en momento en el que la recogió y la llevó a casa. Ahora, y con su hermosa historia, intenta alentar a las personas a que adopten animales con discapacidades, pues "es muy gratificante saber el verdadero valor del acto, especialmente cuando la gente dice que debería haberla dejado. Sólo quiero volver con ellos y decirles: '¡Mírala ahora!'".

VER MÁS: Este gato no puede parar de comer

Publicidad