Santuario de Elefantes Brasil, ubicado en Chapada dos Guimarães, recibió su tercera moradora el pasado 22 de diciembre. Desde entonces, la organización no gubernamental ha compartido vídeos de la rutina de las tres, Maia, Guida y Rana, en las tierras chapadenses.

Especialmente emotivo es este vídeo en que Rana, la última elefanta en llegar al santuario, tiene su primer contacto con Maia.

La historia de Rana es especialmente triste, desde 2012 vivía sola en el zoológico de un hotel hacienda cerca de Aracaju pero su vida anterior no era mucho mejor, esta elefanta de unos 43 años se ha pasado la vida trabajando en el circo. Llegó a Brasil en 1967 con el circo Gran Bartolo y desde entonces de entonces trabajó en diversos circos sin parar viviendo sin ninguna compañía de su especie la mayoría de las veces.

Ahora ha encontrado el descanso y la compañía que merece en este santuario situado en la sabana brasileña en la que tiene mil hectáreas para vivir en libertad y en la que está recibiendo numerosos cuidados por parte del personal del santuario.

VER MÁS: Un pianista toca para elefantes rescatados