Sucedió en uno de los zoos más grandes de Rusia en Novosibirsk, un nuevo oso polar llegó a sus vidas. El 7 de diciembre de 2015 Kay y Gerda dieron a luz a su pequeño hijo.

Imagen no disponible | Montaje

Los Osos Polares se reproducen sólo cada dos o tres años y en cautividad es muy difícil que ocurra, por eso para el zoo esta era una gran noticia.

Imagen no disponible | Montaje

El pequeño osezno pasa los primeros meses de su vida pegado a su madre y hasta que no crecen es difícil definir su género por lo que en el zoo todavía no le ha puesto nombre. Además tendrá que quedarse un año entero viviendo con la madre y sin tener contacto con el padre del que el staff teme su reacción hacia el pequeño.

Imagen no disponible | Montaje

Así juega el pequeño osezno con la nieve la primera vez que salió al exterior para jugar y conocer su medio ambiente.