El perro protagonista de este vídeo, de nombre Ziggy Trixx es de lo más inquieto, sobretodo cuando hay música sonando. No puede evitar no bailar cuando su amo saca la caja y se pone a tocarla. Ziggy es feliz con cada golpe que su amo da a la caja de resonancia. No deja de moverse, saltar, menear el rabo y dar vueltas sobre sí mismo en señal de alegría. Claramente el sonido le resulta más que agradable, y lo demuestra con toda la energía de la que es capaz.